martes, 1 de enero de 2013

Documental The Death of Kevin Carter


Nacido en 1960 en Johannesburgo (Sudáfrica), Kevin Carter fue un reportero gráfico ganador del premio Pulitzer en 1994 y miembro de un grupo de fotoperiodistas sudafricanos blancos llamados “Bang Bang Club”. El nombre de "The Bang Bang Club" nació a partir de un artículo publicado en la revista Living. Originalmente llamado "The Bang Bang Paparazzi" , fue cambiado a "Club" debido a que los miembros (Kevin Carter, Greg Marinovich, Ken Oosterbroek, y João Silva) sintieron que la palabra paparazzi era ofensiva para su trabajo. El nombre proviene de la propia cultura en referencia a la violencia que ocurre dentro de sus comunidades, pero más literalmente, "bang-bang" se refiere al sonido de los disparos y es un término coloquial utilizado por fotógrafos de conflictos.

Su fotografía más importante y a la que más odiaba, fue la de una niña sudanesa, pequeña y famélica que es asechada por un buitre. Esta foto fue publicada en el New York Times el 26 de marzo de 1993. Carter esperó el momento oportuno para poder tomar la fotografía, según se cuenta, quería tomarla cuando el buitre abriera las alas pero esto no sucedió, sin embargo, por sí misma esta fotografía tiene tal fuerza y simbolismos, que no sólo recorrió el mundo sino que su creador, fue el blanco de duros cuestionamientos: que si ayudó o no a la niña, que si aprovechó la situación para su propio beneficio y hacerse famoso. A Kevin Carter se le culpó de haber abandonado a la niña y ser insensible ante la situación de hambruna que pasaba Sudán.

Más tarde Joao Silva, compañero de Carter, declaró en realidad esta fotografía fue tomada en el momento justo en que la niña estaba defecando y que el buitre esperaba a que terminara, no para hacerle daño sino para comerse su excremento y que, finalmente, Kevin espantó al buitre.

Kevi Carter se suicidó en Julio de 1994, poco tiempo después de recoger el premio Pulitzer, la nota que dejó decía: “Ante todo, he de decir que lo siento, lo siento mucho, he llegado a un punto en el que el dolor de la vida supera con creces a las alegrías en el que la dicha ya no existe. Me persiguen los recuerdos de las masacres y los cuerpos…” Cito lo que se escribió en una crónica publicada en marzo de 2007, en el diario El Mundo: “No es ningún montaje: sucedió así y Carter sólo nos troceó y nos regaló el significante; el significado lo pusimos nosotros…”

Justamente, en cada foto, en cada imagen, el significado lo ponemos nosotros y la verdad sobre ella la sabe su creador. El documental The Death of Kevin Carter que os mostramos en el post dirigido por Dan Krauss, fue hecho a los 10 años de la muerte de Kevin Carter.
Vía: Wikipedia.